Uncategorized

PENSAR ARQUITECTURA. Peter Zumthor. Alumna: Lorena Tirador.


pensar-arquitectura

Peter Zumthor, Pensar la arquitectura, Barcelona, Edición Gustavo Gili, 2009.

PETER ZUMTHOR es un arquitecto suizo, nacido en 1943 e inicialmente ebanista, ahora –además de trabajar en su estudio- es profesor universitario. También ha sido galardonado con el Premio Pritzker en el año 2009.

El autor relata cómo la forma de su arquitectura está directamente relacionada y ha sido influenciada por todas sus experiencias arquitectónicas percibidas durante toda su vida, y nos cuenta que con este proceso no se desea destacar ninguna forma en concreto, sino que quiere dejar aquel sentimiento de plenitud y riqueza para el habitante y plantar en él esa intriga de que en  aquel lugar ya había estado antes, a pesar de que todo sea nuevo y prácticamente distinto. El crear un nuevo todo a partir de muchas particularidades ya conocidas, es el arte de la construcción, los edificios nos enseñan cómo puede plasmarse lo que se ha realizado en un dibujo en la realidad. Todo dibujo arquitectónico intenta traducir en imagen, del modo más cercano y aproximado, lo que quiere transmitir el objeto en un determinado lugar. El dibujo tiene que incorporar las cualidades del objeto buscado y no ser solo  una mera copia de la idea, debe ser parte integrante del trabajo de creación y que esto se vea reflejado en el objeto construido.  Algunas veces resulta ser un gran desafío el configurar un todo a partir de una gran variedad de detalles. Los detalles tienen que expresar lo que la idea fundamental del proyecto exija como la pertenencia o separación, tensión o ligereza, fricción, solidez o fragilidad. Cuando es ejecutada de forma correcta, los detalles, no se los denomina como decoración, sino que forman parte del todo a lo que necesariamente pertenecen. Una de las ideas que tiene Zumthor es que su obra quede permanente en el tiempo sin perturbar el entorno. La parte más difícil es si se consigue o no dar a lo nuevo de cualidades que entren en una relación con lo existente, y que esta relación tenga cohesión y que encuentre su sitio. Los edificios se deben aceptar poco a poco en su entorno. Para poder construir un edificio de una forma clara, sencilla y lógica, es necesario hacer un proyecto que tenga criterios racionales y objetivos. El proceso de proyectar se basa en un conjunto de sentimientos y razones y su proyección en gran parte se refiere a comprender y ordenar pero su sustancia genuina surge a través de los sentimientos y emociones. La historia de la arquitectura se considera una formación general que confluye en los proyectos de los arquitectos, si se incluyen al trabajo de la arquitectura, mayores serán las probabilidades de hacer una aportación propia. La arquitectura siempre está expuesta a la vida, ya que puede ser sensible a la realidad de la vida tanto pasada como futura y espectador de ésta que se avecina. La verdadera fuerza de un buen proyecto no reside sino en nosotros mismos y en nuestra capacidad de percibirlo todo con sentimientos, razón y lógica. La arquitectura se considera una materia concreta, es decir, que se puede tocar, ver, oír y oler y, por tanto,  necesita ser ejecutada.

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: